Celos Retrospectivos. Celos del pasado

miércoles, enero 28, 2015

Hablemos de los celos y, de una manera más concreta, de los celos retrospectivos o celos del pasado: la versión más dañina y destructiva para la pareja de los celos. Este será el primero de varios artículos dedicados a los celos retrospectivos, su tratamiento y solución.

Antes de nada, me gustaría advertiros de que este tema es complejo e involucra muchas componentes emocionales. Hay muchos aspectos psicológicos que entran en juego para valorar si una persona sufre una patología celotípica (mal de celos). Por ello, intentaré hablaros de todos ellos siendo lo más conciso posible. Hablaremos en primer lugar de los celos y luego profundizaremos en los celos retrospectivos.

En posteriores artículos hablaremos acerca de cómo trabajar para resolver este problema. Algunas de las técnicas que estudiaremos abarcan:
  1. Herramientas para mejorar nuestra autoestima.
  2. Estrategias para ofrecer lo mejor de nosotros mismos a los demás.
  3. Técnicas de psicoterapia (terapia cognitivo conductual).
  4. Registro de pensamientos y diálogo interno.
También me gustaría tranquilizaros y aseguraros que con trabajo duro y tenacidad, cualquier persona puede superar el problema de los celos retrospectivos o celos del pasado de su pareja (y de los celos en general) y disfrutar al cien por cien de su vida y de una relación sana y estable de pareja.

Los celos tienen solución y vamos a encontrarla y aprenderla juntos.

¿Qué son los celos?

Básicamente, los celos son la sensación de angustia y amenaza que una persona percibe cuando siente que puede perder algo que considera propio. En el plano emocional o sentimental, los celos se perciben como esa sensación de rabia, angustia y miedo que surge ante la posibilidad de perder a nuestra pareja debido a la aparición de terceras personas.

Es normal y habitual que cualquier persona sienta o haya sentido celos en algún momento de su vida. No somos de hierro y a veces es posible sentir miedo ante la posibilidad de perder a quien amamos. La patología surge cuando no somos capaces de racionalizar las situaciones y darles una explicación lógica, de manera que tenemos un problema si estos celos nos producen algunas de las siguientes emociones o sensaciones:
  • Ideas repetitivas y obsesivas que giran en torno a la posibilidad de perder a nuestra pareja.
  • Estas ideas se tornan absolutamente reales para nosotros, de tal manera que realizamos un diálogo interno (con nosotros mismos) inventando o fantaseando alrededor de esas ideas: "seguro que está hablando con la otra", "no me llama y estará mirando el móvil, a ver si puede hablar con el otro", "seguro que hoy llega tarde porque está con ella", etc...
  • Angustia. Miedo, Inseguridad. Nos despertamos por la mañana descentrados de nuestra actividad rutinaria y cotidiana.
  • Preguntas descontroladas para ver si pillamos a nuestra pareja en alguna mentira: "¿Qué hiciste ayer? ¿No me habías dicho que habías estado en este otro sitio? ¿Y por qué vi ayer a Fulanito por la calle si me dijiste que estaba contigo?. A veces se viven situaciones de violencia física o psicológica.
  • Desconfianza exagerada: somos incapaces de comprender y creer las "explicaciones" que nos brinda cuando preguntamos.
  • Desconcentración e incapacidad para disfrutar de lo que hacemos en cada momento. Vivimos obsesionados con este problema.
  • Necesidad de vivir pegado a la pareja, reduciendo al mínimo su independencia y espacio vital.
En general, estas emociones dan lugar a la creación de un ambiente hostil en el seno de la pareja, haciendo imposible la convivencia sana y dando lugar, en la mayoría de los casos, a graves discusiones que pueden dinamitar la relación.

Huelga decir que, en el caso de que tú seas víctima de una actitud celosa por parte de tu pareja, donde estés viviendo una situación de violencia psicológica (o física, por supuesto), deberías abandonar a tu pareja y acudir INMEDIATAMENTE a ponerte en las manos de un profesional cualificado que te ayude a gestionar la separación.

Nadie tiene la obligación de vivir mal y de sufrir. El amor es para disfrutarlo, no para sufrirlo.

Cuidado.

El por qué de los celos

Los celos y la baja autoestima. El "gusanismo".

¿Por qué tenemos miedo? ¿Por qué sentimos celos? Porque no nos valoramos lo suficiente. Nos vemos como seres "muy pequeños" si nos comparamos con cualquier otra persona. Por este motivo, si alguien se acerca a nuestra pareja, automáticamente (y de forma inconsciente en la mayoría de los casos) pensamos que nuestra pareja se va a fijar en aquella persona porque nosotros somos más feos, mas tontos y peores personas...

Lo anterior es lo que podríamos definir como "gusanismo". Este sentimiento de inferioridad, se materializa en la forma de los siguientes pensamientos o emociones:
  • No sentimos "ser lo suficiente" para nuestra pareja (ni para nadie). Cualquier otra persona que se acerque puede llamar la atención de "mi" pareja y "robármela".
  • No merezco estar junto a mi pareja. Ella se merece a alguien mejor que yo.
  • No me escucha, no se fija en mí, no le aporto nada.
  • No me quiere o, al menos, no me quiere tanto como antes.
  • Mi pareja es maravillosa, guapa y simpática. Yo soy todo lo contrario.
  • Etc...
¿Lo pilláis? Creo que está claro. Estos pensamientos pueden ser totalmente conscientes o estar grabados a fuego en nuestro inconsciente. Tranquilos, tiene solución.

Desde mi punto de vista, esta es la base del problema. Lo demás, son consecuencias lógicas derivadas de nuestra baja autoestima. Más adelante estudiaremos cómo manejar estos pensamientos.

La dependencia y la posesión

¿Por qué nos aterra tanto que nuestra amada o amado nos abandone por otra persona? ¿Por qué nos causa angustia, enfado, pánico y terror? Muy sencillo: porque dependemos de él o de ella. No sólo eso: pensamos, damos por hecho y consideramos legítimo que nuestra pareja es "nuestra"; es decir, pensamos que somos los dueños de nuestra pareja; la hemos poseído.

Cuando afirmamos que "dependemos de una persona", queremos decir que necesitamos tener cerca, controlar o sentir el afecto de esa persona para "estar bien" - entendiendo "estar bien" como el hecho de sentir calma, tranquilidad, paz o felicidad. En otras palabras: nos sentimos bien si esa persona nos concede su atención (y en la mayoría de las ocasiones, necesitamos que esa persona nos conceda toda su atención, todo el tiempo).

Aquí ya detectamos varios "errores". Volved por un momento a la fase en la que os dedicabais a conquistar a vuestra pareja (la fase de cortejo). En ese momento, seguramente no os importaba tanto (o nada) que vuestra posible pareja dedicase su tiempo a otras actividades: salir con otros amigos, por ejemplo. Incluso es posible que en ese tiempo, él o ella estuvieran conociendo, en paralelo, a otras personas... En aquella época, aún no habíais desarrollado el sentimiento de posesión actual.

Sin embargo, ahora, nuestra felicidad no depende de nosotros mismos, sino de lo que haga o decida otra persona.

Pensad por un momento en lo terrible de la afirmación anterior. Si esa persona nos trata mal, no seremos capaces de dar el paso para abandonarla, porque dependemos de ella. Si esa persona nos miente o nos engaña, siempre seremos capaces de justificarla... Todo por mantenerla a nuestro lado; y esto es desastroso, porque estamos renunciando a nuestra esencia, a lo que somos, sólo por mantener a nuestro lado a otra persona.

Renunciamos a nosotros mismos y a nuestros valores. Desechamos nuestro amor propio y lo convertimos en falso amor hacia otra persona.

El falso amor

Voy a ser claro: ¿creéis que estar pendiente todo el día del móvil para ver si nuestra pareja nos ha escrito es amar a esa persona? ¿Pensáis que desear estar todo el día junto a esa persona es amar a vuestra pareja? ¿Pensáis que elegir estar siempre a vuestra pareja, en lugar de disfrutar de otros placeres de la vida, es amar a vuestra pareja?

Si la respuesta es afirmativa, me temo que estáis muy equivocados/as. Es más, diría que estáis enfermos (y por eso estáis leyendo este artículo).

Entre otras muchas cosas, el amor es respeto y entrega desinteresada. El amor es desear siempre y sin condiciones lo mejor para la otra persona. El amor implica empatía y desapego. Hay que saber perder para poder amar de verdad. Hay que saber dejar marchar.

Si lo único que deseamos es recibir muestras de amor por parte de la otra persona, estamos falsamente enamorados; dependemos de la otra persona; no la queremos de verdad, porque no nos importa su bienestar, sólo nos preocupa el nuestro y que nos haga sentir bien.

Repaso de la lección

Repasemos los vectores emocionales que definen los celos:
  1. Baja autoestima. Gusanismo. No nos valoramos lo suficiente y, por tanto, es imposible que seamos capaces de valorar a los demás. Esto es absolutamente nefasto y destructivo para nuestra relación. Da igual lo que nuestra pareja haga para contentarnos o para satisfacer nuestra necesidad de amor: nunca vamos a creer que nos quiera lo suficiente. ¿Por qué? Muy sencillo: porque no nos queremos a nosotros mismos.

    Tomad nota: mientras no nos queramos ni valoremos, no seremos capaces de querer ni valorar a los demás.

    Y este sería el primer punto sobre el que debemos trabajar.

    Objetivo 1: debemos aprender a querernos y valorarnos.
  2. Dependencia y posesión. Como consecuencia de lo anterior, necesitamos que nuestra felicidad proceda de otras fuentes diferentes a nosotros mismos. Dependemos de nuestra pareja (de lo que haga o nos diga) para ser felices. Consideramos que nuestra pareja nos pertenece, literalmente: la hemos capturado, es nuestra y no vamos a dejarla escapar.

    Necesitamos aprender a ser felices de manera independiente. Nuestra felicidad nace dentro de nosotros mismos, no la generan los demás. Incluso cuando los demás me hacen daño, podemos encontrar los mecanismos para dialogar internamente y no sufrir tanto.

    Objetivo 2: hay que aprender a ser independiente. Hay que eliminar el apego.
  3. El falso amor. Como colofón a todo lo que hemos mencionado, resulta que confundimos "amar" con "necesitar". Pensamos que amamos a una persona porque la necesitamos.

    Lo anterior es totalmente falso. Nadie necesita a nadie para vivir. Es más, amamos a una persona si deseamos lo mejor para ella, y esto puede suponer, en muchas ocasiones, que lo que debemos hacer es, simplemente, dejar ir a esa persona.

    Objetivo 3: hay que aprender qué es el amor y entregarlo desinteresadamente.

¿Qué son los celos retrospectivos?

Los celos retrospectivos son la versión más caótica, destructiva y terrible de los celos. Los celos retrospectivos son celos del pasado. Los celos retrospectivos son la angustia, miedo, tristeza y rabia que sentimos cuando pensamos o imaginamos lo que nuestra pareja ha hecho en el pasado.

Algo parecido a lo siguiente es lo que siente o piensa una persona que padece de celos retrospectivos:
Si ya es bastante doloroso sentir rabia por ver a nuestra pareja hablar con otra persona o tener una buena relación con un compañero de trabajo, haceos una idea de lo duro que tiene que ser imaginar a nuestra pareja disfrutando en la cama con otra persona, con ese hombre o mujer a quien conoces de vista y que te cruzas todos los días, y que según imaginamos, nos mira mientras piensa: "he estado con tu novia o con tu novio y la he disfrutado todo lo que he querido".
Puede parecer una visión exagerada o neurótica, pero por simplicidad hemos preferido describirla de este modo. Además, en muchas ocasiones no resulta exagerada, sino que las personas que padecen de celos retrospectivos piensan exactamente eso.

Pensad en lo perverso de los celos retrospectivos. Cuando uno siente celos de lo que pasa en este momento, de lo que pasa AHORA, tiene la posibilidad de racionalizar y darle una explicación lógica a la actitud de su pareja: "está hablando con una compañera de trabajo y se ríen porque tienen cosas en común y una buena relación profesional. No tengo que preocuparme de nada, porque me quiere y me respeta".

Sin embargo, la persona que padece de celos retrospectivos sufre la impotencia de no encontrar una justificación al comportamiento de su pareja en el pasado. En aquel momento, nosotros no existíamos en la vida de nuestra pareja, pero incluso de esta manera, nos empeñamos en pedirle explicaciones acerca de su comportamiento:
  1. Por un lado, necesitamos saber exactamente qué hizo.
  2. Por otro lado, necesitamos que nos demuestre que lo que hizo en aquel momento lo hizo sin la intención de disfrutar con nadie. Necesitamos que nos confirme que no se enamoró, que no sentía nada, que no quería, etc...
Vamos a ver, amigas y amigos celosos: no se le puede dar otra explicación a lo que una persona hizo en el pasado que no sea más que asumir y aceptar, sin trabas y sin resistencias de ningún tipo, que esa persona hizo, simplemente, LO QUE LE DIO LA GANA. Puede parecer soez, pero es la máxima que desde hoy debemos grabar en nuestra cabeza.

Lo explicaremos mejor en otros posts, pero de momento os adelanto que todo lo que sea continuar preguntando, indagando, investigando acerca de lo que nuestra pareja hizo, con la intención de llegar a la conclusión de que nuestra pareja no hizo nada, sólo va a contribuir a que nos asalten nuevas dudas y no seamos capaces de superar la angustia de los celos.

¿Por qué sentimos celos del pasado?

En primer lugar, por que no nos valoramos ni nos queremos lo suficiente. Pensamos que nuestra vida es completa gracias a que mantenemos a nuestro lado a nuestra pareja, la fuente de nuestra felicidad.

El perverso razonamiento que utiliza una persona que padece de celos retrospectivos se parece a este:
  • No sentimos que seamos "gran cosa". Nuestra autoestima (autoimagen) es pobre.
  • Nuestra vida no ha tenido ningún sentido hasta que hemos encontrado a nuestra pareja. Esto es obvio: nos encontrábamos mal porque no nos queríamos y ahora que tenemos a nuestra pareja, nos damos cuenta de que nuestra vida tiene sentido: antes no.
  • Todo lo que hemos vivido ha sido malo y no lo hemos disfrutado.
  • En definitiva, tal y como hemos dicho, sentimos que sólo hemos sido felices desde el momento en que hemos conocido a nuestra pareja.
Según lo anterior, dado que sólo somos felices desde el momento en que la hemos conocido (porque nuestra vida antes era algo terrible) y además pensamos que nuestra pareja es "nuestra" (nos pertenece), nos da rabia (es decir, sentimos celos) de lo que nuestra pareja haya hecho durante el pasado en el que no nos conocía.

Nos comparamos y salimos perdiendo; y esta comparación puede ser consciente o inconsciente.

Además, en este punto, nuestra mente suele jugar malas pasadas y nos repite de manera muy vívida imágenes de nuestra pareja disfrutando incesantemente con otros hombre o mujeres. Tendemos a exagerarlo todo abrumadoramente, creándonos a nosotros mismos un estado obsesivo y de angustia que puede desembocar en una posible depresión.

Cuidado.

Conclusión

Hoy lo vamos a dejar aquí, porque tal y como os adelantaba, este tema requiere mucha paciencia y literatura. Os animo a que sigáis leyendo el resto de artículos, donde vamos a seguir estudiando y analizando el problema y planteando las diferentes herramientas, estrategias y soluciones que pueden tener los celos y los celos retrospectivos o celos del pasado.

En cualquier caso, recordad:
  1. Hay que incrementar la calidad de nuestra autoimagen: es decir, hay que quererse más y mejor.
  2. Debemos comprender que somos personas independientes. Todos, mientras permanecemos vivos, somos independientes intelectual y/o físicamente.
  3. Una vez que nos queramos y comprendamos que no necesitamos gran cosa para ser realmente felices, estaremos en condiciones de desechar el falso amor y comenzar a amar de verdad.
No os detengáis y seguid leyendo!!!!!!

Artículos Relacionados

First

6 comentarios

Write comentarios
Anónimo
AUTHOR
30 de junio de 2016, 11:58 delete

Me parece muy completo.
Aunque hayas tenido la oportunidad de pensar tanto la situación por la que pasas y logres decirte lo que está consignado en el articulo, no puedes aplicarlo a tu vida cotidiana.
No sé si después de leer pueda aplicar las conclusiones a las que llega el autor, pero me ayuda bastante, muchas gracias.

Reply
avatar
Anónimo
AUTHOR
10 de octubre de 2016, 19:20 delete

Muy interesante! donde esta la información para seguir leyendo? gracias!

Reply
avatar
Anónimo
AUTHOR
23 de enero de 2017, 12:38 delete

Donde continúa? Muy interesante

Reply
avatar
7 de mayo de 2017, 23:31 delete Este comentario ha sido eliminado por el autor.
avatar
Anónimo
AUTHOR
30 de junio de 2017, 1:30 delete

Me ha parecido muy interesante. Yo sufro estos celos y no quiero tenerlos ya que aparte de hacerme daño por algo que no deberia hacermelo y no tengo derecho a que me duela, hago daño a mi pareja por la impotencia de que no puede hacer nada para ayudarme. Me gustaria que me dierais algun consejo y hablar mas detalladamente mi historia, muchas gracias. Un saludo

Reply
avatar
Anónimo
AUTHOR
28 de octubre de 2017, 18:21 delete

Hola me ha sido de mucha ayuda estas palabras, pero en relidad es muy doloroso imaginar los besos, las caricias, los momentos que ella compartio con el en ese sentido soy egoista me ubiese gustado que ella sea solo mia como yo fui para ella, en la actualidad ella tiene compañeros de trabajo, amigos y no me preocupa ni tengo dudas ni celos y otra cosa mi esposa cuando nos casamos ella fue virgen, unicamente me atormenta es sus besos y abrasos con ese tipo morvoso, ademas esos celos no los tenia antes son 20 años de casados y empiesa ahora y se que ella no lo queria simplemente estuvo con el por apoyos

Reply
avatar