Ataque de ansiedad

jueves, octubre 22, 2015
Ataque de ansiedad

Un ataque de ansiedad es algo muy común que casi todo el mundo ha padecido alguna vez en su vida. Ante un ataque de ansiedad, es fundamental estar informado de qué les sucede a nuestro cuerpo y mente para recuperarnos lo antes posible y no asustarnos en exceso y agravar aún más el problema.

He sufrido ataques de ansiedad durante varios años (ya os explicaré por qué) y puedo aseguraros algo: no os va a pasar nada. No os va a dar un infarto, ni vais a morir; así que os pido tranquilidad y que sigáis leyendo. Os adelanto que tuve que tratarme y cambiar algunas cosas de mi vida que no terminaban de funcionar bien.

Respiración rápida y entrecortada, angustia, asfixia, palpitaciones, mareos, sofocos, sensación de que se va a perder el conocimiento de un momento a otro o de que nos va a dar un infarto... Estos son algunos de los síntomas más comunes de la ansiedad o el ataque de ansiedad. Pero...

¿Qué es un ataque de ansiedad?

Un ataque de ansiedad es un momento de miedo, angustia y temor que se manifiesta en la forma de síntomas psíquicos y físicos como los siguientes:
  • Ahogo.
  • Respiración rápida y entrecortada (hiperventilación).
  • Palpitaciones.
  • Arritmias.
  • Mareos.
  • Sudoración.
  • Escalofríos.
  • Temblores.
  • Sensación de que vamos a sufrir un infarto.
  • Sensación de que nos vamos a desvanecer o perder el conocimiento.
  • Sensación de que vamos a morir en un momento.
  • Miedo generalizado.
  • Tristeza.
  • Necesidad de salir huyendo o corriendo.
  • Etc...

¿Por qué aparece el ataque de ansiedad?

En muchos casos, el detonante es fácilmente identificable: una noticia imprevista que nos causa pánico, un acontecimiento que nos supera, un susto terrible...

En otros casos, algún problema puntual o circunstancia en nuestra vida que no termina de funcionar adecuadamente, provoca que el ataque de ansiedad aparezca en cualquier momento, a pesar de que no exista un motivo aparente que lo desencadene.

En general, la propia acumulación de problemas, esto es, estrés, preocupaciones, estilo de vida, fracasos laborales, sentimentales, etc, provoca que el ataque de ansiedad aparezca cuando menos lo esperamos.

Estrés, cambios importantes en nuestra vida, noticias traumáticas; todo ello puede ocasionar que suframos un ataque de ansiedad, en el momento de producirse tales circunstancias o un tiempo después, aunque pensemos que no hay motivo para ello.

Esto último es importante: muchas personas piensan:
Estaba tranquilamente leyendo en mi casa y de repente sentía que me asfixiaba y que el corazón me fallaba. Creía que me iba a dar un infarto, porque estaba sentado tranquilamente sin pensar ni hacer nada: solo leer.
No necesitamos un disparador consciente y visible para que se active el ataque de ansiedad: la acumulación de problemas y las preocupaciones y estrés que perviven en nuestro subconsciente pueden favorecer su aparición cuando menos lo esperamos.

Este carácter inesperado, unido a nuestro desconocimiento médico, junto con los síntomas focalizados en el corazón o respiración hacen que pensemos con facilidad que nos va a dar un infarto; pero no:

No nos va a dar un infarto. Tranquilos.

¿Cuál es el funcionamiento de un ataque de ansiedad?

Ante un hecho consciente o inconsciente que dispara el comienzo del ataque de pánico, de repente, afloran los primeros síntomas (sudoración, miedo, escalofríos, ahogo...). En este momento, se suele tomar consciencia de lo que nos está ocurriendo, lo cual incrementa el miedo y puede conducir a un estado de terror que agrava aún más los síntomas y puede provocar la aparición otros nuevos (sensación de perder la consciencia o el control, temor de sufrir un paro cardíaco inminente).

Toma nota:
  1. Hay una circunstancia o pensamiento, algo consciente o inconsciente, que nos produce miedo.
  2. Este miedo provoca nuestra respuesta biológica: sudoración, palpitaciones, asfixia, hiperventilación...
  3. Nos asustamos ante los síntomas anteriores y pensamos que estamos sufriendo un mal mayor: un desmayo, problemas circulatorios, infarto cardíaco, cerebral...
  4. Como consecuencia, se incrementa el miedo (y nuestra consciencia del mismo) y la respuesta biológica es más exagerada aún: mayor sensación de ahogo, más asfixia (hiperventilación), mareo, pálpitos...

¿Cuánto dura un ataque de ansiedad?

Habitualmente duran poco: varios minutos. Sin embargo, el estado de desesperanza y vigilancia extrema para controlar la reaparición de los síntomas perdura mucho más: una o varias horas.

¿Qué hacer ante un ataque de ansiedad?

Es fácil decirlo y muy difícil hacerlo; pero lo que tenemos que hacer es mantener la calma y pensar que no vamos a morir, ni nos va a dar un infarto, ni nada por el estilo. En otra entrada veremos cómo controlar los ataques de ansiedad.

Todos sufrimos ataques de ansiedad en algún momento de nuestra vida, al menos de manera puntual. 

El principal problema ocurre cuando es el propio temor al ataque de ansiedad lo que nos produce nuevos ataques de ansiedad. Es decir, si los ataques se repiten, podemos desarrollar un estado constante de alerta e hipervigilancia que puede ser el detonante de la aparición de nuevos ataques: es un círculo vicioso.

Como consideraciones generales para evitar su aparición en el futuro.
  • Identificar aquellos factores de nuestra vida con los que no estamos satisfechos o que nos hacen sufrir. Intentar ponerles una solución.
  • Llevar un modo de vida saludable.
  • Hacer deporte.
  • Dedicar tiempo a las actividades que nos hacen felices: leer, pasear...
  • Aplicar técnicas de relajación antes de dormir.
  • Intentar "disfrutar" del ataque de ansiedad. Cuando aparezca, dejar que fluya y no luchar contra él. No podemos olvidar que se trata de una respuesta biológica puntual que desaparecerá por sí sola.

Tened siempre presente que no vais a morir, a pesar de que los síntomas os parezcan muy evidentes: no os va a dar un infarto.

Si vuestra situación actual no os permite vivir con tranquilidad ni hacer vuestra vida normal y permanecéis en un estado de vigilancia y alerta permanente, preocupados por que podáis sufrir otro ataque, lo más recomendable es que busquéis ayuda profesional.  Puede ser vuestro médico de familia o un psicólogo:
  1. El médico de familia os recetará ansiolíticos que os permitirán llevar una vida normal hasta que resolváis el problema que detona la aparición de los ataques. Os puede derivar a salud mental para que os tranquilicen y toméis consciencia de que no os pasa nada raro. Esto de los ataques de ansiedad es de lo más común. Ni os va a dar un infarto ni os vais a volver "locos".
  2. El psicólogo puede iniciar con vosotros algún tipo terapia especializada, terapia cognitiva, etc, orientada a tomar consciencia de vuestros pensamientos y racionalizar vuestro diálogo interno. Puede recomendaros que acudáis al médico de familia para que os recete fármacos y toméis confianza en vosotros mismos.
Permaneced atentos a nuevas entradas donde desarrollaremos soluciones y técnicas para afrontar el ataque de ansiedad.

Artículos Relacionados

Previous
Next Post »

1 comentarios:

Write comentarios
Anónimo
AUTHOR
6 de abril de 2016, 20:12 delete

Hola, hoy en día, el problema de ansiedad afecta a muchas personas pero puedes corregir este problema, existen muchos métodos para solucionar las complicación de la ansiedad, No obstante, previamente ante de elegir un método recuerda que hay que informarse siempre con un experto en el área. Suerte......

http://superaansiedad.blogspot.com/2016/03/claves-para-superar-la-crisis-de.html

Reply
avatar