Soluciones y tratamiento para la dependencia emocional

martes, octubre 20, 2015
Solucion y tratamiento para la dependencia emocional

Me impresiona ver cómo muchas páginas presentan soluciones a la dependencia emocional como si se tratara de una receta de tortillas o macarrones: "4 pasos para eliminar la dependencia emocional", "soluciones definitivas a la dependencia emocional". Me gustaría realmente que este tipo de soluciones mágicas existieran y se pudieran implementar, pero desgraciadamente (al menos desde mi punto de vista), es todo mentira.

Esto no implica que la dependencia emocional no tenga solución. Creo firmemente que la tiene. Sin embargo, la solución pasa por ser un proceso vital largo, más que ser el resultado de aplicar "cinco sencillos pasos".

En general, la solución a la dependencia emocional en cuatro pasos es la siguiente:

Paso 1: Sube tu autoestima.
Paso 2: Sube tu autoestima.
Paso 3: Sube tu autoestima.
Paso 4: Sube tu autoestima.

El principal problema de las personas dependientes es su baja autoestima. La persona dependiente no se cree válida para la vida, no se quiere, no se cree independiente. Necesita a los demás para ser feliz, porque no sabe ser feliz por sí misma. No encuentra felicidad en su interior. No está satisfecha, en definitiva.

Lo más dramático de todo ello es que la persona dependiente no tiene por qué ser consciente de las implicaciones de su baja autoestima. Es habitual que estas personas hagan gala de una gran autonomía, de tenerse en gran consideración, etc... Sin embargo, si miran dentro de sí, tarde o temprano reconocerán que no son felices por sí mismos. No son conscientes, a priori, de que no saben amarse a sí mismos.

Para ser feliz, una persona dependiente necesita tener cerca de manera constante a la persona de la que depende. Piensa que si esa persona se marcha, no va a poder ser feliz. Todo ello desemboca en comportamientos que llegan a ser degradantes y humillantes en ocasiones: es capaz de perdonarlo todo, no valora adecuadamente sus propias opiniones, se siente insegura, etc.

Insisto, para resolver este problema, es imprescindible aumentar nuestra autoestima. Una vez que nos amemos lo suficiente a nosotros mismos y hayamos encontrado la felicidad en nuestro interior, no necesitaremos ni dependeremos de nadie para ser felices y vivir en armonía. No nos importará pasar tiempo con nosotros mismos. Incluso animaremos a las otras personas a hacer su vida de manera independiente a la nuestra.

El problema es que cuando somos dependientes y estamos en una relación, la autoestima solo podremos aumentarla abandonando la relación, viviendo nuestra vida y aprendiendo de la experiencia.
Es muy duro lo que estás diciendo
Puede, pero pensad una cosa: al tener una relación y depender de nuestra pareja, es precisamente nuestra pareja el foco de nuestro dolor. Mientras estemos atados a esa persona, mientras creamos que la queremos (en realidad no la queremos), seguiremos dependiendo de ella porque lo que más anhelamos es ver en su comportamiento el reflejo del nuestro. Es decir, yo te quiero tanto y deseo tanto estar contigo, que deseo con todas mis fuerzas que a ti te pase lo mismo... Y por ese motivo, no quiero que salgas sin mí y me enojo cuando lo haces.

¿Qué puedo hacer si tengo dependencia emocional?

Subir tu autoestima. Dedica tu tiempo a cosas que te gustan:
Claro, pero a mí sólo me gusta estar con mi pareja...
Sin duda hay otras cosas que también necesitas (y seguro que te gustan): tienes que comer, ¿no? Seguro que disfrutas de una buena cena. Seguro que disfrutas viendo una buena película, o leyendo un buen libro... Seguro que disfrutas en compañía de algún amigo o amiga, compartiendo secretos y hablando del día a día... Tienes que centrarte y dedicar tu tiempo a cosas que te llenen, aunque tú creas que no te llenan. Poco a poco irás descubriendo que estabas en un error al pensar que solo te gustaba estar con esa persona de la que dependes.

En el caso de las relaciones sentimentales, es importante pensar que una de las mayores demostraciones de amor es la renuncia. Si tu pareja te dice:
Hoy voy a ver una película con un amigo.
Seguro que piensas que ya no te quiere lo suficiente y te amarga la idea de pensar que no quiere estar junto a ti... Pero, ¿por qué no piensas en lo que tú lo quieres a él o ella? Si tu pareja desea compartir tiempo con algún amigo, es porque eso lo hace feliz. Y tú debes desear su felicidad de manera natural y espontánea. Si quieres a una persona, simplemente deseas que sea feliz, aunque sea feliz sin ti. Por este motivo, si sufres porque se va un rato, es porque no lo quieres y, en este caso, deberías replantearte seriamente la relación.

En definitiva, hay que aprender a estar en soledad. Es un proceso vital por el que todos deberíamos pasar alguna vez; no como experiencia "mística", sino como vía de encontrarnos a nosotros mismos.

¿La dependencia se cura en soledad?

La dependencia desaparece más fácilmente cuanto más alta sea nuestra autoestima. El problema es que, en muchas ocasiones, la autoestima solo podremos aumentarla en soledad. No me compete a mí decidir si alguien tiene que abandonar una relación para poder llegar a ser feliz. Solo doy unas pautas acerca de lo que se debería hacer para alcanzar esa felicidad.

Ahora bien, preguntaos lo siguiente:
  • ¿Soy feliz en esta relación?
  • ¿Sufro cuando no tengo más remedio que respetar la libertad o las decisiones de mi pareja?
  • ¿Antepongo siempre la voluntad de mi pareja a la mía propia?
  • ¿No puedo hacer lo que quiero por tal de complacer a mi pareja?
  • ¿Sufro cuando mi pareja quiere pasar un rato sin mí en compañía de amigos o familiares?
  • ¿Sufro cuando mi pareja prefiere dedicar su tiempo a realizar otras actividades diferentes a estar conmigo?
Si te ocurren estas cosas, ¿crees que tu relación es sana? Obviamente no. ¿Crees que es sano aguantar un sentimiento de frustración de manera constante? Obviamente, no. Te sientes mal porque tu pareja hace lo que quiere y tú no puedes evitarlo. En ese caso, tienes que resolver tu problema. Para ello, deberías aumentar tu autoestima sin dañar a tu pareja (es decir, respetando su libertad). ¿Te sientes capaz? ¿Serás lo suficientemente fuerte para continuar la relación a pesar de tu sentimiento de frustración, sin coartar las decisiones de tu pareja, mientras tratas de resolver tu problema?  

La respuesta a las preguntas anteriores condicionará el hecho de que debas o no abandonar tu relación para superar tu problema de dependencia emocional.

Recordad: Cómo solucionar la dependencia emocional en cuatro sencillos pasos

Paso 1: Sube tu autoestima.
Paso 2: Sube tu autoestima.
Paso 3: Sube tu autoestima.
Paso 4: Sube tu autoestima.

Las soluciones a la dependencia emocional no están en ningún libro de recetas ni en ningún artículo mágico que encontraréis en internet. El tratamiento para este problema se basa en trabajar diferentes aspectos de nuestra personalidad que tienen como último objetivo incrementar la autoestima y, por tanto, la seguridad en nosotros mismos y, por tanto, nuestra independencia...

Todo está dentro de nosotros.

Hasta pronto.



Artículos Relacionados

Previous
Next Post »